Compartir


RENAULT va por todas con el Austral. Pretende pisar con fuerza en territorio SUV, principal vía de acceso para reconquistar cuota de mercado. El nuevo candidato es un modelo de tamaño medio (mide 4,51 metros), talante familiar, diseño grato y tecnología avanzada. Para empezar, oferta cuatro variantes motrices electrificadas a gasolina: dos microhibridadas (140 y 160 CV) y dos con hibridación convencional no enchufable, que transmiten su energía a las ruedas delanteras. El Austral renuncia a propulsores diésel y tampoco tendrá una versión 100% eléctrica. Renault comienza a venderlo con cinco puestas en escena diferentes, aplicando una tarifa oficial que discurre desde 30.900 a 43.600 euros.

El Austral llega decidido a triunfar ganándose el favor del público, algo que no consiguió del todo su antecesor el Kadjar. Es el último en tomar tierra en el segmento de moda, circunstancia que comporta inconvenientes y ventajas. Las primeras resultan evidentes: se va a topar con un batallón de enemigos. Muchos de ellos, tan vistosos como competentes, se resistirán a compartir la porción del pastel que acaparan. La parte buena de la demora es que permite conocer fortalezas y debilidades de los rivales y, además, da la oportunidad de incorporar recientes innovaciones tecnológicas. 

Así lo hace el candidato del rombo, que no esconde su espíritu ‘high tech’, latente tanto en su diseño exterior como en su ambientación interior. Exhibe una estampa moderna y robusta, de formas bien proporcionadas. Ocupa 1,62 metros de alto, 1,83 metros de ancho y 4,51 metros de largo, 2,67 de los cuales corresponden a la batalla. Esa amplia separación de ejes propicia la creación de una cabina razonablemente amplia y confortable, capaz de acomodar a cuatro o cinco personas con equipaje; el Austral brinda entre 500 y 575 litros de maletero, dependiendo de dónde esté anclado el asiento trasero deslizante (tiene 16 cm de recorrido longitudinal).

Trazos curvilíneos moldean la carrocería hasta conferirle un porte musculoso y elegante. Como ocurre siempre, el estilo resulta más o menos conmovedor dependiendo de los gustos de quien lo valora. No obstante, se puede decir que Renault ha preferido un refinamiento funcional, y hasta cierto punto atemporal, a un diseño llamativo, y a menudo perecedero, de esos que obligan a girar el cuello a su paso.  

El modelo planta cara mostrando una rotunda parrilla frontal conformada por cuadrículas cromadas. Este escudo se prolonga hasta los grupos ópticos que la escoltan. Son proyectores 100% LED, que confieren carácter adoptando la firma lumínica en forma de ‘C’ propia de los modernos Renault. Esos faros compactos integran hasta siete módulos, capaces de adaptar el haz de la luz en dos de las tres modalidades de iluminación propuestas. Las luces traseras, que también plasman la ‘C’ característica, se unen al logo Renault para crear una traza luminosa de lado a lado, subrayando las proporciones del vehículo. El Austral detecta automáticamente la tarjeta de acceso y arranque al acercarse a él, momento en el que activa un juego de luces de bienvenida.  

El espíritu innovador del modelo queda patente nada más ingresar a bordo, donde la mirada queda atrapada por la pantalla OpenR, la misma que monta el Megane E-TECH eléctrico. Esta pieza de alta definición es una de las mayores montadas en la actualidad en un automóvil. Combina la pantalla digital del cuadro de instrumentos y la multimedia de la consola central, fusionadas formando una ‘L’ invertida. El conjunto ofrece una superficie de visualización inaudita, de 774 cm²: 321 corresponden al cuadro de instrumentos de 12,3 pulgadas y 453 cm² a la pantalla central multimedia de 12 pulgadas. Por medio de este intuitivo y cómodo sistema, el Austral facilita el control de todas sus constantes y funciones vitales. 

Renault estructura la gama del modelo a través de tres líneas de acabado: ‘equilibre’, ‘techno‘ e ‘iconic’. Cada una de ellas aplica una vuelta de rosca a la notable cantidad y calidad de las dotaciones iniciales; el refinamiento de la puesta en escena también va en ascenso, en paralelo al precio. 

A su vez, las dos terminaciones superiores pueden optar a la nueva definición ‘esprit Alpine’, un paquete de equipamiento que aporta una exclusividad con tintes deportivos. Incumbe exclusivamente a la decoración, sin alterar el tacto de conducción. Se reserva carrocería en tono gris satinado combinada con techo negro, llantas específicas de 20 pulgadas y adornos alusivos a su condición (pespuntes tricolor, inserciones de Alcántara en el volante, pedales y umbrales de puerta en aluminio, etc.). También proporciona algunos recursos adicionales de equipamiento: regulador de velocidad adaptativa, asientos calefactables con reglajes eléctricos y masaje, etc.

 

 

Promociones destacadas


Utilizamos cookies propias y de terceros para fines personalizados analíticos y para mostrarte publicidad en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón "Aceptar" o configurarlas o rechazar su uso clicando AQUÍ. Aceptar Más información
¿Necesitas algo?
Nuestro equipo de asesores responderán tus dudas
Prueba tu futuro coche
No importa el modelo que quieras probar
Conduce tranquilo
Dispones de la garantía de Renault
Necesitas financiar
Disponemos de varias opciones.